MundoPetróleo

Distribuidor Oficialdistribuidor oficial de Platts

Ayuda online

Chat Online

¿Necesita ayuda? Haga clic en el botón para iniciar un servicio de chat de ayuda.

Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio en el uso del portal.

Necesitamos su consentimiento expreso sobre nuestra política de cookies para continuar ofreciéndole nuestros servicios.

El precio de la gasolina durante el período estival.

Eduardo Espejo Iglesias

Eduardo Espejo Iglesias

FIDE Asesores legales y tributarios

Eduardo Espejo Iglesias es economista y asesor legal de Estaciones de Servicio. Socio de FIDE Asesores Legales y Tributarios.

Compartir:

EL MERCADO DE LOS CARBURANTES ES ESTACIONAL, LOS CAMBIOS CLIMÁTICOS INFLUYEN EN LA OFERTA Y LA DEMANDA E INCIDEN EN EL PRECIO FINAL DEL COMBUSTIBLE

La subida de los precios de los carburantes durante los meses de verano es una práctica habitual de los distribuidores de hidrocarburos, movidos por un incremento considerable de la demanda y consumo de gasolina durante el período estival. Según un reciente Informe de la CNMC de 16 de julio de 2015, junio y julio son los meses con los precios de los hidrocarburos más altos del año. Sin embargo, en el mes de agosto los precios experimentan, en términos generales, una ligera disminución respecto a los dos meses anteriores, ya que los desplazamientos de particulares y turistas no compensan la drástica reducción de la actividad económica que se produce durante el mes de agosto. Efecto parecido tiene lugar en los meses de invierno, donde las bajas temperaturas implican un aumento del consumo de gasóleo de calefacción, generando un incremento en las cotizaciones de gasóleo.

Por tanto, podemos calificar al mercado de carburantes como un mercado estacional en el que los factores climáticos influyen en la oferta y la demanda, algo que incide en el precio final del combustible. Sin embargo, existen otros factores que alteran el precio de los hidrocarburos, tales como, los impuestos, que representan en torno al 50% del precio final, los costes de logística como el almacenamiento, transporte, comercialización, los márgenes de beneficio empresarial y la remuneración de intermediarios y minoristas. Todo ello hace que España, tras Dinamarca, tenga los precios más altos de Europa, antes de impuestos.

Entre los impuestos que gravan el consumo de hidrocarburos, el IVA y el Impuesto sobre Hidrocarburos, queremos hacer especial mención al tramo autonómico del Impuesto sobre Hidrocarburos. Como es bien sabido, las CCAA poseen la facultad de regular parte del tipo impositivo del Impuesto sobre Hidrocarburos, aunque algunas como Aragón, País Vasco o Navarra han optado por no aplicar el citado gravamen autonómico. Todo ello incide en el precio final del litro de combustible que llena el depósito de los contribuyentes. Por ejemplo, la provincia de Guipúzcoa es la provincia peninsular con precios antes de impuestos más altos en gasolina, siendo Lleida la provincia con los precios más bajos. Sin embargo, tras aplicar los correspondientes tributos, las diferencias entre ambos territorios se reducen considerablemente, al aplicarse en Cataluña el tipo autonómico máximo, mientras que en el País Vasco no se aplica ninguna cuota.

https://fideimpuestosespeciales.wordpress.com/2015/07/28/el-precio-de-la-gasolina-durante-el-periodo-estival/