MundoPetróleo

Distribuidor Oficialdistribuidor oficial de Platts

Ayuda online

Chat Online

¿Necesita ayuda? Haga clic en el botón para iniciar un servicio de chat de ayuda.

Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio en el uso del portal.

Necesitamos su consentimiento expreso sobre nuestra política de cookies para continuar ofreciéndole nuestros servicios.

Las Administraciones deben exigir la legalidad en las EE.SS. fantasmas

Mariano Aguayo

Mariano Aguayo

Mariano Aguayo Abogados

Mariano Aguayo Abogados. Especialistas Sector Energético

Compartir:

La proliferación de iniciativas de estaciones de servicio fantasmas o no atendidas, podría encontrar un freno en la normativa de consumo de las Comunidades Autónomas o incluso de los Ayuntamientos.

Las autoridades de Castilla La Mancha han advertido al titular de dos estaciones que prestaban el servicio de suministro “no atendido” en horario nocturno, la apertura de un procedimiento sancionador.

Esta actuación se basa en la potencial infracción de la legislación que regula los derechos de los consumidores en el servicio de suministro aprobada por dicha Comunidad pues, mientras la estación permanezca en funcionamiento y abierta al público se obliga a disponer de, al menos, una persona responsable.

Dicha regulación es similar a la aprobada por otras Comunidades Autónomas, como Navarra o Andalucía, en otras como Aragón, Canarias, Cantabria, La Rioja o Madrid, se establece la obligación de atender las peticiones de suministro que realice el consumidor en horario de funcionamiento, lo que podría ser utilizado en el futuro inmediato en este sentido.

Sería mucho más coherente con la situación actual del país que la orientación de todas las administraciones hacia la creación de empleo se dirigiese en este sentido. Para atender un punto de estas características debería contratarse a una persona en la instalación que atienda las posibles incidencias y peticiones que puedan producirse durante el suministro y garantice un mínimo de seguridad. Lo que supondría una plantilla mínima de tres expendedores para completar los turnos.

Mientras a las estaciones tradicionales se les exige infinidad de requisitos de inversión por parte de todas las administraciones, está proliferando puntos de suministro que más que lowcost fantasmas deberían denominarse piratas. Sin ningún tipo de control, de industria, de consumo, ni tributario. A veces bajo la titularidad de fraudulentas asociaciones, cooperativas, comunidades, etc…

Ante el posible aumento de este tipo de expedientes, desde AGUAYO ABOGADOS, les animamos a comunicarnos cualquier tipo de información o incidencia relacionada con esta cuestión de la que tengan conocimiento, en beneficio de todos.